viernes, 3 de diciembre de 2021

¿Por qué ser un líder?

¿Por qué ser un líder?

Por: Alejandro Martínez
Head Coach, Liderazgo Supera.


La naturaleza del ser humano es trascender. El objetivo final del hombre es ser feliz. La misión natural en la vida de cualquier persona es transformar positivamente su entorno en beneficio de la sociedad.

Estos elementos y otros más que involucran el ser persona, deberían de ser suficiente motivo para que cualquier adolescente tuviera el deseo primero, y la perseverancia después, de  educarse,  formarse y vivir  para ser un buen líder.

De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, la palabra Líder viene del inglés “leader” que significa: Persona a la que un grupo sigue, reconociéndose como  orientadora.

Si nos atenemos a esta definición, podemos afirmar categóricamente que un buen líder, es aquella persona que por su condición de formación, educación y ejemplo de vida concreto, tiene la capacidad de inspirar primero, guiar después y enseñar al final, a cientos o miles de personas. Pero lamentablemente esa definición que técnicamente debería de considerarse como obvia, en nuestros días ya no lo es.

Hoy, lamentablemente la sociedad piensa cada vez más que líder es aquella persona que ha conseguido, sin importar como ni porque medio, mucho dinero. Es también frecuente observar en adolescentes y adultos que consideran “líder” a aquella persona que es “famosa” o “popular” simplemente por el hecho de, muchas veces, sin importar la manera, convoque a gente que con facilidad se deslumbra por el espectáculo fácil, frívolo o sin ningún tipo de mensaje que promueva alguna mejora en la sociedad.

Para un adolescente, es importante formarse y educarse como líder porque le va de por medio la felicidad plena de su vida. Si la persona no se dona a los demás y se encierra en si misma, lo que encontrara al final de su existir, será la soledad, la indiferencia y con ello, la frustración mas profunda en su vida.

Las personas tienen que desarrollar su liderazgo porque “nadie da la que no tiene…”, y en el caso de los padres y madres de familia que desean hijos exitosos y felices, no verán cumplidos sus sueños de tener hijos líderes si ellos antes, como primeros formadores de sus hijos, no son padres de familia líderes. Al final del día: “Las palabras convencen, pero el ejemplo arrasa”.


jueves, 2 de diciembre de 2021

5 reglas de oro para líderes jóvenes.


Estas reglas las da Susan Steinbrecher:

1. Delega y confía que los otros puedan estar a las altura: Aprende a renunciar al control. A veces tomar la riendas es apropiado, pero en otras ocasiones renunciar a eso puede beneficiar a los empleados. Perder el control puede levantar el autoestima de los asociados y darles una oportunidad para aprender de la experiencia.

2. Se un buen entrenador y menos para tus empleados: Tu trabajo como líder es empoderarlos y estar consciente de su potencial, no sólo que reciban órdenes de ti. Comienza estando ahí para nuevas contrataciones o cuando alguien inició un nuevo proyecto. Sé creativo y ten la mente abierta sobre las oportunidades únicas para el desarrollo personal y profesional de los empleados. Algunos creen que esto sólo lo hace una persona con varios años de experiencia. Una mentoría real y poderosa sucede cuando dos personas colaboran sin importar la edad o años de experiencia para apoyar, entrenar y darse retroalimentación el uno al otro. Esto funciona mejor cuando hay respeto entre ambos y está en el mismo nivel. Darle poder a la gente te dará ciertos beneficios como poder enfocarte más en desarrollar una visión más amplia y una estrategia a largo plazo para el negocio. 

3. Siempre haz tu mejor trabajo: Hacer cosas de calidad es la mejor forma de quedar bien, además, nunca sabes si alguien está observando. Los miembros del equipo ven todo lo que hacen y dicen los líderes. Cuida tu conducta, comportamiento y acciones porque todo tiene impacto sobre los otros. 

4. Date permiso de tomar riesgos: Todos cometen errores y es bueno confiar en tus instintos y no pensar en cada decisión que tomes. El miedo a cometer un error provoca que no tomemos riesgos o que no podemos avanzar con las decisiones. Muchos líderes se quedan en el análisis, esto puede pasar como estadísticas, recopilación de información, encuestas, lo cual prolonga el proceso de toma de decisiones. Esto hará que tus empleados se frustren y te pierdan la confianza o respeto como líder. 

5. Nunca quemes los puentes: En algunas situaciones esto puede parecer como la única opción, pero primero pregúntate si tus acciones pueden hacer que te arrepientas. Puedes luchar por tus principios sin afectar a nadie. Piensa en todos con los que te has puesto en contacto en tu negocio como un socio potencial, colaborador o futuro cliente. Opera con una mentalidad de seguir colaborando y actuar con respeto integridad en el negocio, así como en tu vida. 

Fuente: http://liderazgo.blogspot.mx/

miércoles, 1 de diciembre de 2021

“La perseverancia marca la diferencia entre fracaso y éxito”

Por: Desarrollo personal.
La perseverancia marca la diferencia entre fracaso y éxito
Cuando hablamos de liderazgo siempre pensamos en una persona que, al margen de otras cosas, suele tener una habilidad evidente a la hora de delegar, de planificar, de
gestionar el tiempo, de saber controlar y utilizar con inteligencia sus emociones.
La actitud y la perseverancia en un líder
Si realmente quieres ser un líder de verdad, debes ser perseverante y cuidar tu actitud. Tú actitud es el mejor aliado para que influye en tu productividad, eficacia y en la opinión que los demás tienen de ti. Tu actitud de líder puede tener un resultado poderoso, no tan solo en tu equipo sino también en toda la organización.
Para ser un líder perseverante, debes tomar decisiones a conciencia cuando seleccionas tus responsabilidades claves como por ejemplo: tu tiempo con tu familia, acondicionamiento físico, trabajo diario y así sucesivamente. En vista de que el tiempo es esencial para un líder, debes apreciarlo y protegerlo. Siempre tienes que recordarte que si no puedes llegar a tiempo, tienes que llegar temprano. Esto quiere decir que no tienes que buscar excusas para hacer no hacer algo, sino buscar el tiempo y programarlo bien.
No te Rindas
Rendirse significa darte por perdido, renunciar a continuar la lucha, abandonar. Puede ser que a veces en la vida que por más que intentes algo, te da la sensación que no lo vas a conseguir y para no desgastarte de forma excesiva lo mejor es abandonar la lucha y tirar la toalla y centrar tus esfuerzos en buscar una alternativa al anterior objetivo no logrado.

Las cosas difíciles son difíciles de conseguir y requieren un esfuerzo especial para conseguirlas, pero cuando lo haces, el premio y la satisfacción son mucho mayores.

Ahora debes esforzarte en luchar por tus objetivos.

viernes, 26 de noviembre de 2021

¿Cómo lograr el gran liderazgo?

Los líderes sacan lo mejor de los demás, pero los más exitosos van aún más
lejos: forman vínculos emocionales duraderos. La lealtad depende de este
ingrediente clave. La motivación profunda se desarrolla tras ello.


Tradicionalmente los líderes han tratado de ejercer control y poder. A
largo plazo esto no tiene éxito, y si ocurre, el resultado es represión
teñida de miedo: la gente se desempeña de mala gana. Un líder con
emociones positivas hace desplegar el potencial de cada uno. Se puede
decir que existe conexión por el comportamiento de los seguidores:

- Quieren estar en presencia del líder y tener contacto
- Quieren dar servicio y rendir al máximo
- Quieren compartir la visión del líder
- Quieren participar en el éxito del líder

No es un comportamiento servil, se trata de cómo funciona un grupo cuando
se siente inspirado. Toma interés en los demás y date cuenta de sus puntos
fuertes. Debes mostrar energía emocional. Excluye los tres elementos
tóxicos: autoritarismo, enojo y distancia.

Tener vinculación emocional no es lo mismo que usar el corazón en exceso.
Se trata de tener inteligencia emocional, para lo cual se deben cumplir
tres reglas simples:

- Estar en contacto con tus propios sentimientos
- Estar en contacto con los sentimientos de los demás
- Gestionar de una manera que nunca sea amenazante, pero sí inspiradora y
energizante

Hay principios básicos que surgen de la inteligencia emocional que te
permiten ser efectivo:

Libertad emocional: estar libre de culpa, resentimientos, quejas, ira y
agresión. No se pide que seas perfecto. Todos tenemos emociones negativas,
pero un líder las trata de manera eficaz por el bien del grupo. No da
señales contradictorias o tiene cambios de humor. Sólo con claridad puedes
confiar en ti mismo y que los demás confíen en ti.

Siente tu cuerpo. Sensaciones de opresión, rigidez, molestias y dolor son
emociones negativas que necesitamos reconocer y liberar.

Sé testigo de tus sentimientos. Las emociones nos absorben y tiñen nuestro
criterio, es inevitable. Pero si las observas de manera objetiva, la
influencia de los acontecimientos disminuye con el tiempo.

Expresa tus sentimientos a ti mismo cuando sabes que son destructivos.
Aprende a liberar tu negatividad en privado. No permitas que la ira y el
resentimiento persistan sólo porque te has marchado. Volverán a hacer
mella a menos que los liberes.

Asume la responsabilidad de lo que sientes. Cuando alguien te hace
enfadar, su responsabilidad radica en la corrección de un error, pero la
tuya se encuentra en el manejo de tu emoción. Date crédito a ti mismo
cuando manejes una situación difícil, sin estallar ni culpar. Asume la
responsabilidad cuando tus emociones tienen efecto adverso en tu
liderazgo.

Comparte tus sentimientos. Todos necesitamos un confidente que quiera
escuchar, comprender y ofrecer ideas.

Encuentra más perspectivas. Las emociones están ligadas a las creencias,
el ego y viejos condicionantes. Desactiva la tendencia egocéntrica
pidiendo tantos puntos de vista como sea posible.

Hacer estas cosas no sólo es bueno para ti. Cuando estás emocionalmente
libre, haces que la gente esté cómoda y feliz cerca de ti. Les hace estar
con energía.

En cada situación convierte en un hábito hacerte las preguntas clave de la
inteligencia emocional: ¿Cómo me siento? ¿Cómo se sienten? ¿Cuáles son los
escollos ocultos? Un líder que pueda responder estará en condiciones de
crear vínculos emocionales duraderos.


Por: Gustavo Rivero
Fuente: http://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/opinion-sobre-liderazgo-como-llegar-buen-lider-vinculos-emocionales/215094

jueves, 25 de noviembre de 2021

¿En qué enfocarse para crecer?

Por: Arnoldo Arana

No hay que intentar nunca ser un experto en un área que no se domina, y para la cual no se cuenta con los talentos, para desempeñar con excelencia un rol. Dice Peter Drucker: "Cada uno debe trabajar sus puntos fuertes y buscar personas honestas que realicen el resto de las tareas necesarias".

Desarrollo en áreas débiles vs áreas fuertes

Enfocarse en corregir las áreas débiles es un trabajo poco productivo. Es una premisa errónea pensar que se puede aprender a ser competente prácticamente en cualquier cosa; y que el mayor espacio que tiene una persona para crecer es en aquellos campos donde es más débil.

Bajo el esquema de “corregir y/o mejorar” las áreas débiles, el esfuerzo se invierte en “cerrar brechas” en las áreas donde la persona es deficiente en su desempeño. Este enfoque de desarrollo de las personas implica nadar contra la corriente de la naturaleza propia de cada ser humano, lo que activa en la persona una resistencia hacia el aprendizaje.


Por el contrario, en el área del talento, es donde la persona cuenta con el mayor espacio para crecer. ¿Por qué? La persona aprende más fácilmente en el área en donde está habilitada naturalmente, también en esas áreas la persona está más afectivamente ganada a crecer y aprender.
Lo cierto es que en el área del talento, las personas están y son más intuitivas, productivas, influyentes, realizadas, satisfechas, cómodas, naturales (auténticas) y competentes. Asimismo el ejercicio de los talentos y habilidades naturales mantiene a la gente motivada, enfocada en la tarea, nutrida en su autoestima, con entusiasmo por lo que realiza y con la sensación y valoración de capacidad y competencia propia, lo cual redunda en un mayor despliegue de la creatividad personal, un mayor compromiso con el rol desempeñado y unos resultados más excelentes en términos de ejecución y resultados.

Para reflexionar:

¿Dónde está usted poniendo el esfuerzo para su desarrollo? ¿En sus áreas débiles o en sus áreas fuertes? ¿Sabe usted cuáles son tus talentos dominantes? La única manera desarrollar sus talentos hasta convertirlos en fortaleza (desempeño de excelencia), es reconociéndolos primero, para luego pulirlos, añadiéndole conocimiento y destrezas a través de la práctica. ¿En qué actividades emplea su tiempo diario: usando sus puntos fuertes, o lidiando con sus puntos débiles?

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Entrenarte para ser líder.


Entrenarte para ser líder

No existen muchos líderes innatos. La mayoría de los líderes deben tomar la responsabilidad de entrenarse a sí mismos para ser más efectivos y motivar a sus seguidores. Ya sea que aprendas de la sabiduría de otros o que busques mejorar tus propias habilidades, convertirte en un buen líder se trata de lo que haces, no de lo que sabes. 


Te compartimos cinco cosas que puedes hacer para entrenarte a ti mismo para transformarte en un gran líder:



1. Cumple tus promesas
Nunca hagas promesas que no estés seguro que puedes cumplir. Nada mata tu credibilidad más rápido que romper con una promesa o no cumplir una expectativa. Algunas veces, mantener las promesas puede ser un verdadero reto, por lo que este compromiso te ayudará a desarrollar disciplina e integridad en el largo plazo. Practica primero con tu familia, amigos y colegas. 



2. Vístete para influenciar
No te vistas para impresionar, vístete para influenciar. Esto significa que debes asegurarte que tu apariencia es consistente con tu marca personal y profesional, así como con la imagen que quieres entregar. Empieza por preguntarte cómo un líder con tus mismas aspiraciones se muestra y actúa ante los demás. No limites la apariencia sólo a ti, también aplícala a tu empresa y espacio de trabajo.



3. Trata a tu equipo como a tus clientes
Pedirle a tu equipo ser cortés y amable con los clientes mientras que tú eres grosero con ellos no sólo es incongruente, también es hipócrita. Ser el líder no te da un pase libre para dejarte actuar en base a tus instintos. La forma en la que tratas a la gente sirve como referencia a todo tu equipo.



Robert Greenleaf acuñó el término “liderazgo servidor” en la década de los 60’s. No se trata de ser servil, sino de encontrar formas de apoyar a tus empleados para ayudarlos a ser exitosos. Periódicamente pregunta: “¿Qué puedo hacer para ayudarte?”



4. Muestra tu compromiso hacia el crecimiento personal
Sólo hay dos formas para crecer tu negocio: crecer tú mismo y crecer tu equipo. Conforme tú y tu equipo mejoren personalmente, también lo harán los niveles de servicio, la eficiencia operacional y todo lo demás. 



Suncoast Coffee Service and Vending es una pequeña empresa de 20 empleados localizada en Florida. Los fundadores le pagan a los empleados 50 dólares por leer libros que puedan servirles para mejorar su vida personal y profesional. Con este programa, los empleados reciben un libro y una fecha de lectura, y al final de mes la discuten. 



5. Pide retroalimentación
Algunos líderes reaccionan hacia la retroalimentación no solicitada como una crítica, por lo que se ponen a la defensiva y pierden la oportunidad de aprender. Pero esperar a que los empleados sean lo suficientemente valientes como para ofrecerte su retroalimentación también es una apuesta arriesgada. No les preguntes a tus empleados qué les gusta y qué no de ti. Obtendrás mejor información preguntando: “En tu opinión, ¿qué podría ayudarme a ser un mejor y más efectivo líder?”



Escucha con atención. Si alguien te dice que serías más efectivo si  te comunicaras más claramente, pide un ejemplo de cuando no lo hayas hecho para que entiendas bien por qué lo dice.  

lunes, 22 de noviembre de 2021

4 pecados del liderazgo que evitar

4 pecados del liderazgo que evitar.

No fijar metas claras y tratar de manejar todo, son errores muy comunes. Probablemente alguna vez hayas cometido alguno de estos pecados.

Si bien “equivocarse es de humanos”, cuando encabezas un equipo es importante aprender a cómo evitar algunos de los errores más comunes que podrían hacer que perdieras el respeto de tus colaboradores e incluso, podrían afectar tu productividad. A continuación, descubre cómo evitar cuatro de los pecados del liderazgo más comunes.

1. No dar feedback a tus colaboradores

Convierte en un hábito tener retroalimentación de forma regular. Recuerda que esto no siempre tiene que ser algo negativo, también puede ser positivo; es decir, no se trata de un regaño, sino de un intercambio de perspectivas y análisis sobre diversas situaciones. Hazle saber a los miembros de tu equipo cuando están haciendo algo bien, y corrígelos (o aconséjalos) cuando haya oportunidad de mejorar.

2. No “estar ahí” para tu equipo

Como líder, es natural que tengas demasiadas cosas en mente. Es comprensible cómo puedes verte tan involucrado en todo, de tal manera que pareciera que no tienes tiempo para nada más. Pero independientemente de cuántas cosas tengas en tu agenda, reserva tiempo para tus colaboradores a fin de brindarles la orientación y el apoyo que necesitan para alcanzar sus metas. Ojo: mantener la puerta abierta asegura que la gente sepa que siempre estarás ahí para ellos.

3. No definir metas

Sin objetivos claros, tu equipo se alejará cada vez más de la posibilidad de alcanzar una productividad óptima. Como resultado, los proyectos no se completarán a tiempo. Mientras que tú, como líder efectivo, no puedes confiar en que ellos solos fijen sus propias metas. Es necesario contar con una dirección clara, de lo contrario, el barco navegará sin timón y sin rumbo. Por lo que hay que establecer objetivos, de tal manera que todos sepan hacia dónde se dirigen. Reúnete con ellos regularmente para evaluar el progreso y asegurarte de que todo el mundo sepa en qué parte se encuentra en el proceso de alcanzar las metas.

4. Fallar en delegar

¿Padeces del complejo de Superman? Si es así, no estás solo. Muchos líderes tratan de manejar todo (ellos solos) y fallan en delegar tareas a otros. Esto puede resultar en problemas tremendos conforme el trabajo comienza a llegar a un cuello de botella y los líderes están agotados. Aunque en principio puede ser difícil confiar en otros y delegar, es esencial que hagas el esfuerzo. En consecuencia, desarrollar tu equipo es uno de los pasos fundamentales que puedes dar para asegurar un éxito general, al mismo tiempo que mitigas algunas de tus propias presiones.

Brett Relander