lunes, 14 de junio de 2021

Las 12 disciplinas para la excelencia en el Liderazgo

Por Brian Tracy y Peter Chee
blog.gomezespejel.net

Síntesis y comentarios por Jesús Gómez Espejel.

Las 12 disciplinas

Para sobresalir como líder, usted necesita tener en cuenta 12 disciplinas. Desarrolle estas disciplinas mediante la práctica y la experiencia. Necesitará determinación y perseverancia para dominarlas y para desarrollar su potencial como gran líder.

“Cuando sus metas personales y de negocios están bien definidas, usted puede concentrarse y lograr cosas extraordinarias”

1. La disciplina de la excelencia en el liderazgo

Los empleados contemporáneos son más egoístas y se guían más por los beneficios a obtener. Ellos deciden a quién aceptan como líder. Hay dos tipos de líderes valiosos: carismáticos transformacionales, que inspiran a las personas a hacer su mejor esfuerzo, y transaccionales, que poseen la habilidad de trabajar con otros y tener éxito a través de ellos.

“Una de las cualidades más raras y valiosas en el mundo del trabajo es el sentido de la urgencia. Ser conocido por esta cualidad es una de las mejores reputaciones que usted puede tener”

Considere a uno de los más grandes líderes de la historia, Alejandro Magno, quien a los 15 años decidió conquistar el mundo conocido. Lo logró a los 23, desarrollando confianza mutua y fe entre sus tropas. Inspiró un desempeño y seguridad excepcionales. Él, y otros grandes líderes posteriores, vinculan sus equipos con un gran propósito. Usted debe mostrar su visión global; inspirar a sus seguidores infundiendo significado a sus labores. Elija algo en lo que su equipo se desempeñe mejor.

“El propósito de los negocios no es obtener ganancias, sino crear y mantener a un cliente”.

Actúe y tome decisiones de igual modo que Federico el Grande de Prusia – quien construyó un imperio al unificar los reinos enemigos en Alemania – mostró coraje y enfrentó riesgos. Cultive una reputación de “no tomar prisioneros” para que los competidores duden antes de desafiarlo. Ante los reveses, atrinchérese y persevere como Federico, quien perdió muchas batallas, pero ganó la guerra

“Su nivel de integridad es la medida que guía el resto de sus valores, sobre todo cuando le cuesta tiempo y dinero”.

Piense en lo que podría salir mal, y bosqueje el peor de los escenarios, y así estará preparado para la adversidad. Cuando se produzca una crisis, implemente el estilo de liderazgo adecuado. Incluso si aún no es un jefe, aproveche una crisis para mostrar su madera de líder. Demuestre su determinación y reconozca los esfuerzos de sus empleados. Acepte el fracaso, especialmente los fracasos precipitados, que dan lugar a lecciones y a un perfeccionamiento que genera éxito.

“Los administradores excelentes … practican la aceptación incondicional con cada persona, causando que se sientan a salvo con su jefe y su trabajo”

Aprenda a comunicarse de forma directa, concisa y clara. Explique las razones de sus decisiones y estrategias. Deambule por los pasillos para entender el ritmo de su lugar de trabajo. Salga y hable con los clientes. Muestre empatía, colabore, sea consciente e íntegro. Predique con el ejemplo. Déjese ver.

“Su capacidad para lidiar con las dificultades y resolver problemas, más que nada, determinará todo lo que sucede en su carrera”

2. La disciplina de la claridad

Determine qué desea. Sea preciso sobre sus objetivos. Comience con sus valores (lo que más le importa) y ajuste metas personales y de negocios a esas prioridades. ¿Cuáles serían su trabajo, negocio y estilo de vida ideales? Las respuestas revelan su pasión. Escriba los muchos pequeños pasos y submetas que necesita para hacer realidad su sueño. Logre un pequeño progreso cada día.

“Leer un libro cada mes lo colocará entre los mejores empresarios”.

Asegúrese de que sus empleados, clientes y accionistas importantes entiendan su visión y los objetivos que está esforzándose por lograr. Seleccione algunas medidas para comparar su progreso y hágalas públicas. Vincule las metas de desempeño de todos a esas métricas. Comparta sus estrategias con los miembros de su organización. Sea realista, seguro y agresivo. Estudie el panorama competitivo para ver dónde concentrar sus recursos y aprovechar sus fortalezas. Mantenga los gastos bajos, mientras innova constantemente para sorprender y mantenerse por delante de la competencia.

“Su objetivo como líder es ser un modelo de responsabilidad personal y entonces, estimular a los demás a aceptar niveles más altos de responsabilidad”.

Determine la fuerza motriz que da a su empresa una ventaja sobre el mercado general. ¿Es usted el proveedor a bajo costo? ¿Tiene un único método de venta o superioridad tecnológica? Seleccione una ventaja para iniciar su estrategia, la cual será la palanca central de su mercadotecnia.

“Toda estrategia eficaz es ofensiva, lo que requiere que usted lance el ataque. Ninguna batalla importante en el mundo de los negocios o en la vida se ha ganado de forma pasiva o estando a la defensiva”.

Revise las decisiones, programas e iniciativas anteriores. Si fuera a recomenzar, ¿qué cambiaría? ¿Ofrecería el mismo servicio o producto, contrataría a los mismos empleados si empezara de cero? Si la respuesta es no, despójese rápidamente de ello. Es un ejercicio especialmente importante antes de tomar nuevas iniciativas. Sea firme acerca de la realidad del negocio al que se dedica, no lo obvio. Por ejemplo, ¿una compañía de ferrocarriles pertenece al sector ferroviario o al del transporte? Identificarlo puede cambiar su estrategia. Enfóquese en la calidad tal como la definen sus clientes.

“Si piensa en el éxito todo el tiempo, entonces es casi inevitable que sea exitoso”.

3. La disciplina del control

Consiga el control de su vida, sus sentimientos y su trabajo. Responsabilícese por todas sus decisiones y resultados. Nunca culpe o menosprecie a los demás. Aceptar la responsabilidad le da control. Sea ejemplo de responsabilidad para que otros alrededor de usted también la asuman.

“Su creatividad es una fuerza latente en lo profundo de su inteligencia”.

4. La disciplina del carácter

Jamás comprometa sus principios. Siempre actúe con integridad, pues por su condición de líder sus empleados lo observan constantemente. Mantenga sus valores, sobre todo cuando es inconveniente o costoso hacerlo. En su empresa, compórtese de la manera que desea que los demás lo hagan. Las tentaciones abundan así que nunca busque el camino fácil o tome atajos.

“El tiempo es un recurso indispensable e insustituible para el logro. Es su bien más preciado”.

5. La disciplina de la competencia

Comprométase con la excelencia y con altos estándares personales y corporativos, sin importar cuán difícil sea o cuánto demore en ofrecer calidad. Dedíquese al aprendizaje continuo, lea mucho, asista regularmente a conferencias sobre comercio y escuche grabaciones en el auto. Concéntrese en desarrollar una habilidad importante cada vez. Cultive una reputación de excelencia para allanar un camino seguro hacia el éxito. Conozca las capacidades base de su ventaja estratégica y desarróllelas.

“Los líderes tienen una visión y un sentido de misión que eleva a hombres y mujeres y los inspira a lograr dicha misión”.

6. La disciplina de la competitividad

Averigüe lo que desean sus clientes. Contemple su trabajo desde la perspectiva de ellos y recuerde que siempre tienen la razón. Exija que todos en su organización den prioridad al cliente. Adquiera y retenga clientes garantizando la calidad y el servicio. Esto lo diferenciará de la mayoría de sus competidores, y poco a poco, le proporcionará un excelente mercado para más ventas. Mida su competitividad determinando si el mercado demanda su producto o servicio. ¿Cuán grande es la demanda? ¿Se puede acceder a los clientes? Aprenda quiénes son y dónde se encuentran; su ubicación, industria y datos demográficos; ¿por qué comprarían y cómo se sentirían al adquirir y usar sus productos o servicios? Determine cómo su oferta crea una atracción irresistible. Apele a sus necesidades básicas: seguridad, ahorro, amor y orgullo. Aprenda lo mismo sobre sus competidores, de modo que pueda descubrir por qué les compran. Respete a sus rivales; estúdielos para aprender a qué aspecto fundamental del mercado puede dirigir su atención y cómo servir mejor que ellos.

“Uno de sus objetivos principales en la vida es encontrar algo que realmente disfrute hacer y entonces dedicarse en cuerpo y alma a hacerlo bien”.

7. La disciplina de la creatividad

El pensamiento creativo es la clave del éxito. Usted es probablemente un genio en algún ámbito. Convénzase de eso y ejercite la creatividad hasta convertirla en hábito. Desarróllela con procesos metódicos para la solución de problemas. Anote sus ideas y desarrolle conscientemente la capacidad de concentrarse en una tarea a la vez. Intente contemplar el panorama general y mantener una mente abierta. Ejercite la lluvia de ideas. Analice diversos escenarios con los miembros de su equipo. Estimule la creatividad inherente en todos. En 1975, Mazda se enfrentó a una catástrofe financiera. En su desesperación, los líderes implementaron un sencillo buzón de sugerencias. Sorprendentemente, los empleados ofrecieron más de 20 mil ideas en el primer año; Mazda le dio seguimiento al 60% de ellas. En cinco años, Mazda recibió 2 millones de sugerencias por año y sus ganancias aumentaron un 1,8%. Se atribuye el cambio radical al ingenio de los empleados y a la voluntad corporativa de proceder según las sugerencias. A medida que usted y su equipo se vuelvan más creativos, generará muchas ideas. Solo unas pocas valdrán la pena, así que póngalas a prueba e implemente las mejores.

8. La disciplina de la valentía

Usted puede aprender, aplicar, practicar y crear las cualidades que desea desarrollar, incluyendo la valentía. Enfréntese a sus miedos. Realice actividades que lo intimiden. Enfoque su valentía en la toma de decisiones y asuma riesgos calculados. Persevere incluso en épocas sombrías.

9. La disciplina de preocuparse por los demás

Para dirigir a los empleados usted debe preocuparse por ellos. Las personas son 100% emocionales, por lo que toman decisiones con base en sus sentimientos. Por tanto, es mejor que lo vean de forma positiva. A menudo, las personas no están comprometidas ni consagradas totalmente al trabajo. Desperdician la mitad de su tiempo y dejan las tareas incompletas. El miedo desmotiva a la gente, así que asegúrese de que sus empleados no teman al fracaso ni a que se les castigue por los errores. Estimúlelos a arriesgarse y a ejercitar la creatividad. Procure interactuar positivamente con todos, todo el tiempo, y asegúrese de que sepan que los considera vitales para su equipo y el éxito de su empresa. Los líderes tienen la responsabilidad primordial de entrenar, enseñar, orientar y desarrollar a sus empleados. Tal esfuerzo tiene una asombrosa tasa de retorno. Ejercite la gestión participativa. Incluya a sus empleados en el proceso de determinación de objetivos claros y descripción de tácticas y estrategias a utilizar para lograrlos. Vincule las metas de los empleados a un propósito superior, que esté alineado con los valores establecidos por la empresa. Predique con el ejemplo siendo positivo, alentador y sosegado bajo presión. Escuche a su personal sin interrumpir. Pregunte, aprenda algo acerca de ellos y demuestre que se preocupa.

10. La disciplina del cambio en la gerencia

Acepte que el cambio es ineludible, imparable y sobre todo, impredecible. Por ejemplo, aléjese de las malas inversiones. Concentre sus recursos en operaciones más prometedoras. Practique la planificación de escenarios. Un ejemplo, Royal Dutch Shell tiene cientos de planes de acción detallados en caso de que ocurra algún desastre en cualquier parte del mundo. Diseñe un plan para cualquier evento con 3% o más probabilidades de suceder. Cuídese de la tendencia a evitar el cambio en aras de proteger una línea actual de negocios. Otro ejemplo, Kodak inventó la tecnología para las cámaras digitales en 1986, pero negó este desarrollo por temor a destruir su lucrativo negocio de rollos fotográficos.

11. La disciplina de la concentración

Gestione su tiempo pues es su recurso más valioso. Emplear el tiempo inteligentemente traerá satisfacción y felicidad. Conozca sus valores, es decir, los ideales más importantes para usted. Ajuste metas y objetivos a sus valores, y priorice su tiempo para conseguirlos. Mantenga una lista diaria o semanal de tareas pendientes estructurada según el método ABCDE. Las tareas A son imprescindibles; las tareas B son importantes y las C son opcionales. Delegue las tareas D a quienes sean capaces de hacerlas y prescinda de las E. Pida ayuda; su jefe puede indicarle las metas o tareas más importantes para la empresa. Una vez establecidas sus prioridades, no postergue las cosas. Concéntrese exclusivamente en una tarea al menos por una hora sin distraerse. Evite a las personas que le hacen perder el tiempo y no desperdicie el de los demás. Reserve tiempo para dormir, hacer ejercicio y convivir con las personas que le importan.

12. La disciplina de la excelencia personal

Aproveche las contribuciones de otros. Dirija su atención y la de su equipo hacia los resultados. Concéntrese en los trabajos con mayor impacto; tenga presente la rentabilidad y el retorno de la inversión. Practique la consistencia y la firmeza; solucione los problemas que afectan a otros. Trabaje en sus habilidades comunicativas: la escritura, la oratoria y la negociación persuasiva. Busque constantemente formas más baratas, rápidas y mejores de hacer las cosas.

viernes, 11 de junio de 2021

Liderazgo: Los líderes crean su destino!

Por: José M. Pujol H.

Los líderes crean su destino. Es fácil decirlo pero todos sabemos que no es fácil lograrlo. 

Desde que nacemos se nos enseña (o aprendemos) de forma inconsciente que las circunstancias externas nos controlan, nos limitan, o nos determinan. 

Frases como “No podremos ir a la reunión porque está lloviendo…”, “No iré al trabajo porque tengo un fuerte dolor de cabeza…”, “No podré ir a la universidad porque mi novia tendrá un bebé y debo trabajar para sostenerlo…”, “No puedo comprar eso que me gusta porque el dinero de mi trabajo no me alcanza…”, y muchas frases más, las escuchamos de nuestros padres o de cualquier otra persona y hasta en la televisión. 

Poco a poco sin darnos cuenta vamos creciendo creyendo firmemente que lo externo tiene un gran control sobre nosotros y lo que podemos o no podemos lograr. Hay hasta gente que espera que los planetas se alineen para entonces poder hacer algo. 

Pero la verdad que pocos han descubierto es que más allá de las circunstancias externas difíciles somos nosotros los que definimos qué es lo que queremos. Somos nosotros los que construimos nuestro propio camino. 

Esta verdad es la que saben los líderes y es por ello que crean su destino. No esperan que alguien más se los construya. 

Si aceptamos, reconocemos y entendemos está gran verdad será mucho más fácil empezar a tomar pasos concretos que nos lleven a esas cosas que queremos y no dejarnos llevar por las circunstancias o lo que otra persona diga que yo puedo o no puedo lograr. 

No será fácil, habrá situaciones que realmente son grandes retos a superar, pero así como otras personas con determinación las han superado, no hay razón para que tú y yo no las logremos también.  

Tienes que tener claro que nada te determina, ni el pasado ni el presente, porque siempre puedes imaginar cómo quieres que sean las cosas y actuar para que sucedan. Tienes que entender que eres el creador de tu destino a pesar de las circunstancias. 


No hay otra forma de vivir la vida, bueno si la hay…pero es muy aburrida y es la de dejar que las circunstancias te moldeen, te empujen a situaciones y futuros que no deseas realmente simplemente por creer que así son las cosas y nada puedes hacer. 

Creo seriamente que la clave está en decidir vivir con pasión, decidir vivir con entusiasmo, decidir tener iniciativa, decidir tener auto control, decidir perdonar, decidir tener compasión, decidir ser humilde, decidir ser feliz, decidir ser próspero, y decidir tomar acción, porque al final de todo la vida es una elección. 

Si eliges que serás tú mismo el que cree su propio destino serás imparable. Porque cuando surjan circunstancias adversas no las verás ni sentirás como limitantes sino como escalones para seguir avanzando a lo que quieres. 

Cada obstáculo, cada adversidad, cada derrota, cada fracaso, cada rechazo, cada temor, cada golpe de la vida, será tu materia prima para elevarte aún más, para impulsarte a tu deseo profundo de alcanzar eso que anhelas con todo tu corazón. 

Quiero que analices esto con la mayor fuerza que puedas: Eres tú quien crea tu destino. Debes ser muy consciente de ello para que lo hagas con disciplina y realmente veas resultados. 

Si no eres consciente seguirás dejando que cualquier cosa externa te determine. Por eso debes tomar la decisión de que sea lo que sea que te suceda siempre elegirás ser el creador de tu propio destino. 

No será sencillo pero valdrá la pena. Está demás decir que Dios, el universo, la vida, te apoyarán en todo este proceso para que logres lo que quieres siempre y cuando estés realmente comprometido. Estoy seguro de esto. 

Sé el líder que debes ser y empieza a crear tu destino con pasión!

jueves, 10 de junio de 2021

Líderes de Pixar: Buscando a Nemo y su perseverancia

Por: Tatiana Gutiérrez

Esta película nos inspira a pasar aventuras por lo que uno ama. Sin la perseverancia, el éxito podría estar muy lejano; la clave está en luchar por tus ideas. 

¿Quién podría olvidar la increíble aventura de Marlin tras la búsqueda de su hijo Nemo? Estrenada en 2003 y dirigida por Graham Walters, Buscando a Nemo relata la historia de un pez payaso que derrota cualquier obstáculo y reto sólo para encontrar a su pequeño hijo, quien fue capturado por humanos en un arrecife. 

Perseverancia, la clave del líder 

Muchos expertos concuerdan que la clave del triunfo está en la perseverancia. Un ejemplo de ello es el astronauta mexico-estadounidense, José Hernández; quien después de intentar entrar a la Nasa por más de diez veces, a la doceava logró lo que buscaba. 

Como él, miles de historias exitosas han dependido del aferrarse a una idea y poder lograrla. La perseverancia bien encaminada, con objetivos y preparación, puede desembocar en grandes éxitos. 

Trabajo en equipo. No sólo hablamos de aquella simpática Dory, también del trabajo de Nemo con los peces del arrecife artificial. El trabajo en equipo es uno de los valores que la mayoría de las películas de Pixar y Diney propagan. 

El liderazgo transaccional. Marlin no es un buen líder: posesivo, individualista y paranoico es el más vivo ejemplo de un liderazgo fallido. También llamado transaccional, este tipo de liderazgo puede presentarse en las organizaciones. En el caso del personaje animado, su convivencia con Dory y la experiencia que adquiere lo hacen cambiar para ser un líder transformacional. 

¿Cuál ha sido tu historia de perseverancia? ¿Cómo lo lograste?


miércoles, 9 de junio de 2021

Éxito y perseverancia

Por: Hermínia Gomà

Estos días estoy reflexionando sobre un valor muy importante para nuestro éxito en la vida: la perseverancia.

¿Dónde se aprende? ¿Cómo se transmite?

Hace unas semanas tuve el placer de compartir en el Club de lectura FESTO que lidera Jaime García, y del que tengo el honor de formar parte, el libro Fuera de serie (Outliers), de Malcolm Gladwell, dónde el autor nos ofrece una mirada muy interesante para reflexionar sobre qué oportunidades pueden favorecer nuestro éxito en la vida. Este mismo autor ya escribió La clave del éxito (The Tipping Point) e Inteligencia Intuitiva. Gladwell nos presta su punto de vista para repensar el éxito desde una perspectiva más global. Factores como tu fecha de nacimiento, el lugar del que procedes, cómo es tu familia, a qué generación perteneces o qué tipo de educación has recibido van a ser oportunidades determinantes a la hora de lograr el éxito en tu vida.

En uno de sus capítulos, Gladwell habla del aprendizaje de las matemáticas, en dónde hace hincapié en un valor fundamental: podemos llegar a dominar cualquier ciencia si estamos dispuestos a perseverar. Se trata de una actitud vital: llegaremos a dominar una profesión si estamos dispuestos a intentarlo, a experimentar y entrenar sin desfallecer hasta lograr el éxito. Alan Schoenfels, catedrático de matemáticas de Berkeley, estudió el éxito en el aprendizaje de las matemáticas. Gravaba en vídeo a sus estudiantes mientras intentaban resolver problemas. En estos vídeos demuestra que hemos de perseverar si queremos lograr el éxito. Demuestra que desde que intentamos resolver un problema hasta que llegamos a su correcta resolución hemos de dedicar tiempo para comprenderlo y que tenga sentido.

Este ejemplo con las matemáticas lo podemos extrapolar a otras materias o áreas de nuestra vida ¿Cuánto tiempo trabajas para resolver un problema antes de concluir que es demasiado complejo para solucionarlo? Este tiempo, es decir, nuestra actitud perseverante es la que va a marcar la diferencia entre el fracaso y el éxito. El éxito es una función de persistencia, obstinación y voluntad de trabajar al máximo durante el tiempo necesario para lograrlo, desistir es sinónimo de fracasar.

Yo he sido una persona muy afortunada por haberme criado en un entorno familiar, educativo y profesional dónde se me ha transmitido el valor del esfuerzo, el trabajo bien hecho y la perseverancia, desde la confianza y la esperanza se me ha permitido equivocarme y se me ha dado el tiempo para poder llegar a resolver las situaciones o problemas de los que me hice responsable.

A la edad de 15 años y cursando el bachillerato superior, tuve la “mala fortuna” de tener una pésima profesora de matemáticas. Esta mala fortuna se convirtió en una gran oportunidad. Les comenté a mis padres el problema y mi padre se puso en contacto con un ex general del ejército y retirado profesor de matemáticas de la Escola del Treball de Barcelona. Recuerdo aquellas tardes con él resolviendo problemas de trigonometría. Me daba un papel y me decía: tómate tu tiempo para resolverlo. Él estaba sentado a mi derecha, fumando su pipa y esperando hasta que yo sola resolvía el problema. Desde su paciencia, bondad, confianza y sabiduría aprendí a disfrutar de mi propio proceso de aprendizaje. No sólo logré pasar con nota la revalida del bachillerato sino que aprendí que para lograr el éxito debía perseverar.

El valor de la perseverancia lo podemos aplicar al mundo de las organizaciones, a quien está aprendiendo una nueva profesión, a padres que educan a sus hijos, a directivos que lideran un equipo, al comercial que ofrece servicio a sus clientes…¿Cuánto tiempo trabajamos en ello antes de rendirnos?

Céntrate en alguna competencia que quieras desarrollar ¿en que has de seguir trabajando?

La belleza la encontrarás en la perseverancia

Este valor forma parte de la cultura a la que pertenecemos. ¿A qué cultura perteneces tu? ¿En qué cultura se están desarrollando los miembros de tu equipo? Si queremos fomentar el desarrollo de competencias ¿qué contexto será más idóneo, la cultura de la “perseverancia” o la de “déjalo ya”? ¿Estás dispuesto a dedicar tiempo a la supervisión, a esforzarte un poco más para recoger mejores resultados?

Si como dice Malcolm Gladwell, la cultura en la que nos desarrollamos es clave a la hora de lograr el éxito, nuestro liderazgo ha de inspirarnos para crear condiciones donde la perseverancia tenga sentido.

El contexto en el que la perseverancia florece es en el de la confianza. Si creemos que lo lograremos estaremos más predispuestos a invertir el tiempo necesario para conseguirlo. Cuando no creemos en nuestro potencial desistimos antes de tiempo. Si no creemos en nosotros y no nos damos el tiempo para analizar, reflexionar y descubrir nuestras respuestas difícilmente seremos capaces de crear la cultura para que este valor se desarrolle. Cómo padres, educadores o directivos no sólo hemos de inspirarles para que perseveren, lo hemos de trasmitir desde la confianza y la esperanza su enorme potencial.

Para finalizar me gustaría compartir algunas preguntas que pueden inspirarte:
¿Quién te ha transmitido la cultura de la perseverancia?
¿En qué has de confiar para perseverar?
¿Qué significado le das a tu trabajo?
¿Cómo puedes hacer significativa tu labor?
¿Qué puede ayudarte a abordar con alegría y resolución cualquier tarea que te propongas?
¿Quién puede inspirarte para conectar perseverancia, éxito y felicidad?
¿Qué oportunidades puedes aprovechar desde tu perseverancia?
¿Qué ejemplo de perseverancia eres para tus colaboradores…?

martes, 8 de junio de 2021

EL LIDERAZGO SEGÚN MICHAEL PHELPS

Por: Expansión

La clave está en prepararse para responder a escenarios extremos. Y hacerlo con conocimiento sobre uno mismo. Para el nadador olímpico estadounidense Michael Phelps, ser un líder y alguien que convierta su actividad en un proyecto exitoso requiere estar preparado para cualquier situación.

“Yo amo competir y sé que ganar está en las cosas que haces antes, en los previos, no cuando brincas a la alberca", afirma el multi medallista. "La gente suele perderse en esa parte, quiere éxito sin sacrificio, sin preparación extrema, sin malos momentos”, señaló durante su participación en el World Business Forum (WOBI) en la Ciudad de México.

El proceso de una persona que quiere destacar y cambiar la manera de hacer las cosas, afirmó, es similar a lo que sucede en el deporte olímpico: hay que establecer una misión y trabajar diario en el enfoque personal para librar desafíos.

“A mí me enseñaron a visualizar desde pequeño. La primera meta la establecí en 1997, a los 11 años, al escuchar que podía ser competidor olímpico. Vi que para lograr un sueño es necesario trazar un proceso, apegarse a ello y estar dispuesto a hacer cosas diferentes. Si los demás nadaban seis días a la semana, yo debía nadar diario y terminar de madrugada", recordó. "En la oficina es lo mismo, sino te gustan las cosas, busca desafíos, pero con un proceso y con claridad de qué buscas”.

El ganador de 28 medallas en Juegos Olímpicos (23 de oro, tres de plata y dos de bronce) señaló cuáles deben ser los mantras de quien busca un récord profesional: “vuelve a hacerlo una y otra vez”. “Cuando sacrifiques identifica cómo eso te ayudó a lograr un máximo”. “Destacar requiere entrenamiento mental y físico”.

Para mantener el enfoque, el medallista comentó que elegir pequeñas actividades todos los días, a través de las que puedas mantener un reto en la mente, es crucial. “Cuando me levanto, sé lo que tengo que cumplir, porque lo escribo días antes. Las personas suelen obviar esto, pero entonces pierdes la oportunidad de observar qué detalle, porque pequeño que sea, funcionó para llegar a la meta”.

También reconoció haber eliminado de su vocabulario la expresión 'no puedo', porque esa frase es la fórmula para lograr que un sueño no se cumpla. La competencia, a su vez, debe ser el incentivo para hacer las cosas mejor. “Yo tenía recortes de la gente que decía cosas negativas sobre mí, quienes decían que no podría. Verlos era una forma de recordar y repetirme: sí puedo, haré la diferencia en el deporte”, señaló.


FLOTAR EN LA INCERTIDUMBRE

Para sobresalir todo se resume en estar preparado, refirió Phelps. “Recuerdo una de mis competencias de 200 metros, el momento en que entró agua a los goggles y empecé a contar las brazadas, solo me concentré en ello, es algo que sabía hacer desde los 15 años porque es una práctica para ver mi desempeño en el agua. Me funcionó, gané una medalla”.

A través de este relato, Phelps enfatizó que en la trayectoria de una empresa y de la carrera profesional, los imprevistos son comunes y hasta necesarios para desafiar lo establecido. El deporte, como la vida directiva, puede encumbrar a sus representantes y derrotarlos de un momento a otro. Lo único que permitirá salir a flote es la preparación previa, pero también recordar qué es lo que impulsa a estar en cierto lugar, actividad, haciendo sacrificios.

“Yo sé lo que significa estar en la cumbre, pero en lo personal también he pasado cinco etapas de depresión. Tuve momentos de no querer vivir. Salí de ello al entender, con el apoyo de otros, cómo volverme a enamorar del deporte”, agregó.

Para los profesionistas y empresarios, el medallista originario de Baltimore sugirió las siguientes prácticas:

- Escribe de manera continua una meta que sea especial para ti y los planes de cómo llegar a ese cometido.

-Sal de la zona de confort. “Para mí no era maravilloso entrenar sumergido en agua helada, llevar al cuerpo al máximo sacrificio, pero esto era crucial para el éxito. En el hecho de no querer salir de tu confort es donde la gente se pierde rumbo a ser diferente”, explicó.

- Echar a perder un plan es necesario, porque se aprende a observar qué es fundamental para obtener un buen resultado y desechar las actitudes que demoran el cumplimiento de un reto.

- Ten un coach, a quien tengas la confianza de preguntarle cómo resolver algo que consideras imposible.

- Aprende a ver la vida en dos niveles: empieza por auto enfocarte para lograr el éxito individual, pero en algún momento de tu desarrollo necesitas formar parte de un equipo para que el sentido de trayectoria continúe vivo.

lunes, 7 de junio de 2021

Liderazgo: 4 áreas claves que tienes que equilibrar como líder!

Por: Catálisis Liderazgo

El equilibrio es algo a lo cual todos tendemos, cada vez que caminamos o vamos en auto, es necesario que haya equilibrio para no sufrir percances. Es parte de nuestra vida diaria. Sin embargo, aun cuando es algo con lo que estamos familiarizados, no parece que el equilibrio lo tengamos tan consciente en nuestra vida como debería.

Las personas tratan de vivir una vida equilibrada entre el trabajo y la vida familiar, saben que es importante, pero que cuesta mucho lograr si primero no se conocen cuáles son las áreas principales que deben ser equilibradas.

En este post, quiero compartir un poco sobre las 4 áreas que considero más importantes y que todo líder tiene que equilibrar si quiere vivir una vida más plena.

Primera área: Equilibrio Mental:

El gran Buda dijo: “La mente lo es todo. Lo que pienses, en eso te conviertes”, una frase sencilla que expresa el gran poder que tenemos en nuestra mente. Esto es algo que la mayoría de las personas saben pero que muy pocos practican realmente.

Creo que es la falta de conciencia sobre esta verdad lo que hace que muchas personas no aprovechen el gran poder que tenemos cuando utilizamos nuestra mente a nuestro favor.

Por lo general las personas despiertan en la mañana con un gran número de pensamientos sobre lo que tienen que hacer, hacia dónde deben ir y con quién deben conversar o reunirse, pero al no dedicar un pequeño tiempo para ordenar sus pensamientos, sencillamente viven sus vidas en modo automático.

La vida no tiene que ser un patrón de ir y venir sin sentido sólo porque la mayoría va en una dirección. Esta es tu única vida, puedes detenerte por un momento y reflexionar. La reflexión te llevará a una mejor ejecución en todo lo que haces.

¿Qué puedes hacer para equilibrar tu mente?
Medita. Es impresionante lo difícil que es que la gente medite todos los días como un hábito. Como al principio les resulta incómodo, lo dejan y no lo siguen haciendo, por lo tanto, nunca llega a convertirse en un verdadero hábito y las personas no terminan de conocer y aprovechar sus grandes beneficios. Lo ven como algo trivial. No han sabido que los grandes líderes del mundo han utilizado la meditación para aclarar sus pensamientos y ordenar su mente.

Pienso que meditar cuesta tanto porque las personas están muy agitadas mentalmente, tienen mucho ruido interno y cuando se requiere que hagan silencio mentalmente, se sienten aturdidas internamente. Es cuestión de costumbre, si lo prácticas a diario verás su enorme potencial.

Empresas como Google, Apple, Yahoo, Microsoft, IBM, están enseñando a sus empleados a meditar, saben que ésta práctica les ayuda a pensar mejor y ser más creativos.
Lee: La lectura de buenos libros nos permite equilibrar la mente ya que conocemos los puntos de vista de otras personas y así podemos comparar con los nuestros. Tendremos una mejor perspectiva de la vida y llevaremos nuestro juicio a un mejor equilibrio. Es decir, no creeremos que somos los únicos que tenemos razón o que pensamos de cierta manera.

Segunda área: Equilibrio Físico:

Nuestro cuerpo es el único molde conocido que tenemos y donde viviremos toda nuestra vida mientras estemos acá en la tierra. ¿Qué te gustaría más, llegar a los 80 años siendo flexible y saludable o estando estático como una roca y con visitas a los médicos regulares?

Si no comenzamos ahora mismo a equilibrar nuestro estado físico muy difícilmente viviremos nuestros últimos días como quisiéramos. 

¿Qué puedes hacer para equilibrar tu estado físico?
Has ejercicio. Ya lo he dicho antes en otros post, una vez comenté sobre cómo hacer ejercicio te hará tener más dinero. No tienes que hacer una hora o media hora de ejercicio. Basta que hagas 10 minutos diarios para empezar a entonar tu cuerpo y sentirte bien. Por supuesto, si puedes hacer más de 10 minutos al día, simplemente hazlos, pero por favor, comienza aunque sea con 10 minutos y no descanses hasta que lo hayas formado un hábito en ti.
Come más saludable. No puedes rendir al máximo nivel si no te alimentas con equilibrio. Muchas harinas o mucha grasa no te dejará movilizarte con la libertad que tú quisieras. Incrementa las dosis de vegetales, verduras y frutas a tu dieta semanal y notarás de inmediato la diferencia a tu favor.

Buda dijo también: “Mantener el cuerpo sano es un deber… de lo contrario no seremos capaces de mantener nuestra mente clara y fuerte”.

Tercera área: Equilibrio Emocional:

La vida es emociones. Son las que nos impulsan, las que no tienden a detener; se asocian con los pensamientos y resultan en armas poderosas bien sea para que avancemos o para paralizarnos.

Todo líder debe leer aunque sea un buen libro de Inteligencia Emocional como el de Daniel Goleman y aprender a cómo relacionarse consigo mismo y con los demás.

¿Qué puedes hacer para equilibrar tus emociones?
Escucha bien: Nos cuesta escuchar, se nos hace difícil prestar real atención a otros mientras hablan, pero es sumamente necesario. No debemos ser personas que sólo se escuchan a sí mismas. Sólo cuando escuchamos a otros nos entendemos mejor a nosotros mismos y les demostramos aprecio, por lo que estaremos sembrando compasión y buenas relaciones, lo que nos dará un mayor equilibrio emocional.
Perdónate constantemente: Parece trivial pero es uno de los secretos de los grandes líderes. Tienen la costumbre de perdonarse a diario, saben que pequeños reproches personales les mantendría en el pasado y no en el presente. Cada día decimos o actuamos de cierta forma y luego pensamos que pudimos haberlo hecho mejor, en esos casos puede ser que sintamos que hemos fallado, aun cuando no sea algo grave, es necesario que nos auto-perdonemos y sigamos adelante. Una mínima molestia en nuestra mente o emociones, sería como una pequeña piedrita en el zapato y no es nada cómodo avanzar así.

Cuarta área: Equilibrio Espiritual:

Por lo general relacionamos lo espiritual con lo religioso, mi opinión personal es que es un error. Una persona religiosa no necesariamente es alguien espiritual, y encontramos personas muy espirituales que no son nada religiosas.

Para mí, ser espiritual significa que se entiende que hay algo más, que todo lo que existe, existe por una razón y que cada uno de nosotros jugamos un papel específico en la vida y que además, todos somos parte de lo mismo, todos estamos formados por átomos, por la misma energía.

Para mi es Dios, para otros tiene otro nombre, pero lo más importante es que abramos espacio en nuestra vida, o mejor dicho, en nuestro día a día para la espiritualidad.

Buda también dijo: “Al igual que una vela no puede quemar sin fuego, el hombre no puede vivir sin una vida espiritual”.

¿Qué puedes hacer para equilibrar lo espiritual en ti?
Reflexionar sobre tu actuar diario.
Agradecer por la vida. 

Si dedicando unos minutos cada día para hacer estas dos cosas, pienso que lograremos el equilibrio espiritual que todos anhelamos. La espiritualidad no se trata de rituales sino de relacionarse con lo espiritual que está ya en nosotros.

Todos los grandes líderes del mundo, los que han vivido y los que viven actualmente, buscan con pasión equilibrar éstas cuatro áreas principales en sus vidas.

Lo hacen de forma natural, no de forma fanática, sino como parte de su propia naturaleza. Por supuesto, se necesita tomar una decisión consciente de que realmente quieres equilibrar tu vida y no verlo como algo impuesto.

Las empresas, las familias, y nosotros mismos necesitamos ser más equilibrados, y todo comienza cuando prestamos atención a lo mental, lo físico, lo emocional y lo espiritual.

Sé el líder que debes ser y empieza a vivir una vida más equilibrada tomando en cuenta las 4 áreas principales que potenciaran tu vida por completo.

viernes, 4 de junio de 2021

IMPORTANCIA DEL LIDERAZGO ETICO

www.eoi.es/blogs

La actuación del líder influye directamente en la formación de la cultura empresarial. Actuando de forma ética logrará forjar una cultura dominada por la confianza, el sentido de la responsabilidad y el respeto hacia las demás personas. Una cultura en la que se premie el trabajo y la innovación, y en la que no se admitan comportamientos inmorales. Se creará entonces un ambiente de trabajo exigente a la par que humano y cálido.

Al comprometerse a ejercer un liderazgo ético, el líder asume la responsabilidad de formar racional y emocionalmente a sus trabajadores. Esto es fundamental para ganarse la confianza y colaboración de los mismos, que se verán identificados con los valores y objetivos de la organización y tratarán de desarrollar actitudes positivas ante el trabajo y la comunidad (Gomez 2009).

Actuando de forma ética se logrará una autoridad moral, que es lo que identifica al auténtico líder y le hace un referente dentro de su organización.

Si el papel del líder ético es esencial en el día a día de la organización, aún lo es más en los momentos de crisis, en los que deberá mantener la calma y asegurar que todo está bajo control. Para ello deberá tomar las decisiones con celeridad y precisión, asegurándose de que el daño que puedan sufrir otras personas como consecuencia de las mismas sea el mínimo posible. Una vez pase la crisis, el líder tendrá que realizar un análisis crítico de la situación para ver qué ha sucedido y crecer profesionalmente aprendiendo de los errores.

Desde que comienza a ejercer su liderazgo, el líder se convierte en un modelo de conducta a seguir por todos los miembros de la organización. Por ello es esencial que se trate de un líder ético, que haga lo correcto, de la manera apropiada y por motivos adecuados, siendo su valor cardinal el respeto a los derechos y a la dignidad del ser humano.

Las dificultades del líder ético

Un líder ético puede creer en su trabajo, tener una fuerte personalidad, poner la ética a la cabeza de su agenda y disponer de todas las habilidades y virtudes necesarias para desarrollar un liderazgo eficiente, y sin embargo no lograrlo. Esto es posible porque, aunque generalmente un liderazgo basado en prácticas éticas es aceptado y aplaudido por todos, pueden existir determinadas circunstancias que dificulten la actuación del líder ético.

En ocasiones no es el director el que emerge como líder, pues el liderazgo es independiente de la jerarquía que se ocupe en la organización. Esta situación puede ocasionar que los rangos superiores vean su autoridad cuestionada y pongan impedimentos para que los líderes puedan desarrollar su trabajo.

No todos los trabajadores están dispuestos a integrarse en la cultura empresarial, por lo que “hacen oídos sordos” a todas las palabras de motivación y comprensión del líder tendentes a cambiar esta situación.

La envidia en una de los peores defectos del ser humano, sobre todo porque no deja ver los grandes beneficios que otras personas pueden estar generando para la organización y para ellos mismos. Esto le ocurre a muchos trabajadores de la empresa, principalmente a los que se encuentran en la misma posición jerárquica que el líder, incapaces de alegrarse ante los logros de sus compañeros.

Por tanto es posible afirmar que la consecución de un liderazgo eficaz no dependerá exclusivamente del líder, sino también de las características, expectativas y comportamientos de sus superiores, subordinados y colegas.

Además de las posibles dificultades que el líder pueda encontrar derivadas de las circunstancias anteriores, existen otros peligros que acechan al líder y que pueden llevar a que su influencia sobre la empresa llegue incluso a ser negativa. Cabe destacar los siguientes.

Endiosamiento: Como se ha explicado con anterioridad, el líder ético será aquel que tenga una fuerte personalidad y una gran confianza en sí mismo. Asimismo deberá actuar con humildad, no cayendo en ningún momento en el error de sentirse superior e infalible, pues en ese instante dejará de comportarse como un líder ético al no escuchar las opiniones y críticas de sus subordinados. Rodearse de un equipo de gente competente que sepa defender sus ideas y llevarle la contraria al líder cuando sea necesario es realmente importante para no caer en el endiosamiento.

Pérdida del contacto con la realidad: Un buen líder deberá enfrentarse a temas estratégicos y al mismo tiempo estar atento a lo ocurrido en la base de la organización. En el momento en que se pierde el contacto con el trabajo realizado día a día por los clientes, comerciales, proveedores… se empieza a perder el contacto con la realidad, lo que impide seguir a la cabeza de la organización. Para no caer en este error, el líder ético deberá mantenerse informado en todo momento sobre lo acaecido en cada escalón jerárquico.

Quedarse obsoleto: Cuando se ha empleado un método efectivo de liderazgo durante mucho tiempo puede caerse en la tentación de no modificarlo. Sin embargo, en un mundo cambiante como el actual, esto no puede traer si no consecuencias negativas a la empresa, que al no evolucionar en los momentos requeridos, dejará de ser competitiva.

Pérdida de motivación: Una de las principales características del líder es su capacidad de motivar a su equipo. Para ello es esencial que él crea en su trabajo y vea cada día como un auténtico desafío. No debe complacerse con sus logros y bajar la guardia porque, en el momento en el que el líder pierde la ilusión, el equipo dejará de luchar por el logro de unas metas comunes y el liderazgo se verá desquebrajado junto con la organización.

Por todas estas circunstancias es imprescindible que el líder sepa cuándo debe retirarse y dejar que otro ocupe su puesto, pues si no lo hace estará perjudicando gravemente a la organización. El auténtico líder es aquél que es consciente de que su liderazgo en la empresa es temporal y se prepara para su retirada formando nuevos líderes capaces de sustituirle tomando las riendas de la organización.

Educar para el liderazgo
A pesar de las dificultades que conlleva el liderazgo y, más aún el convertirse en un líder ético, cabe destacar que al tratarse de un proceso que debe desarrollarse paso a paso, es posible educar para el liderazgo (Kotter 2000). La mayoría de los grandes líderes se caracterizan por haber afrontado un reto significativo al comienzo de su carrera, aprendiendo así de los triunfos y fracasos logrados. Por tanto, el mejor método es enseñar las cualidades y técnicas esenciales implicadas en el liderazgo a los empleados más jóvenes, creando oportunidades que constituyan un desafío para ellos y dándoles la autoridad necesaria para que lo resuelvan de la manera que crean oportuna. De este modo, la descentralización, que implica dar autonomía a los niveles inferiores de la organización para desarrollar su trabajo, es la clave.

Para estimular a los líderes y directores de la empresa a formar líderes en los más jóvenes, es preciso reconocer y recompensar el esfuerzo realizado por éstos para crear una cultura corporativa centrada en el liderazgo.



BIBLIOGRAFIA

Calzadilla, R. 2009, “Virtud y liderazgo en las Universidades: Crisis individual o humana”, Universidad Católica Santa Rosa Disponible en: http://blog.ucsar.com.

Chiavenato, I. (2007), Administración de recursos humanos, McGraw Hill, México.

Dessler G., (2001) Administración de personal, Pearson Educación, México.

Deming E., (1989) Calidad, productividad y competitividad. La salida de la crisis, Díaz de Santos, Madrid.

Gómez, E. 2000, El liderazgo ético: Un desafío de nuestro tiempo, Gestión 2000, Barcelona.

Maxwell, John, Liderazgo Excitante

Pereda, S., Berrocal, F., Sanz, P. (2003), Los perfiles de exigencias en la ocupación del profesional de recursos humanos

Silíceo, Aguilar, Liderazgo el don de servicio